Uso de robots en la pandemia

Escrito por el mayo 4, 2020

Europa, uno de los continentes más afectados por la actual pandemia mundial del COVID-19, ha estado debatiendo acerca de protocolos que los acerquen al final de la cuarentena o bien, a un confinamiento más selectivo que no detenga las actividades de los distintos países y por ende su economía, esto a través de las diversas formas de la tecnología que existen actualmente, entre las cuales se encuentran nuestros dispositivos celulares.

Nuestros teléfonos como la primera línea de fuego

Ejemplo de esto es lo que propone el Consorcio Paneuropeo de Proximidad para Preservar la Privacidad con Trace Together, una aplicación desarrollada en Singapur que mediante el bluetooth de nuestros dispositivos móviles será capaz de avisarnos si hemos tenido contacto con alguna persona contagiada. El proceso sería sencillo, si dos personas están lo suficientemente cerca, sus teléfonos intercambiarán un código anónimo, en caso de que alguno de los dos sea diagnosticado con este tipo de coronavirus, la aplicación avisará inmediatamente (y de manera anónima) a todas las personas con las que se haya tenido contacto, sobre la situación y se les darán las indicaciones pertinentes para su confinamiento.

Confinamiento, justo la palabra que más nos ha afectado por todo lo que significa, un golpe de tal magnitud que sirvió para acelerar el desarrollo en diferentes ramas de la tecnología mundial ante diferentes situaciones que ha ido surgiendo a raíz de la pandemia, porque a pesar de que muchas personas se están empezando a involucrar con las aplicaciones de servicios móviles (en su mayoría de compras online), la realidad de las cosas es que estas plataformas ya existían, solo han tenido una mayor demanda por el contexto en el que nos encontramos.

Uber Eats, DiDi, Rappi, Amazon, Mercado Libre, etc. han estado luciendo durante estos meses porque nos encontramos en cuarentena, pero no porque sean nuevas formas de hacer que funcione el mundo, sin embargo la verdadera pregunta es ¿Cómo estamos utilizando la tecnología durante la crisis?

Robotizando el servicio

Ya hablamos sobre lo común que son los servicios de comida y compras en línea, pero algo que está fuera de la burbuja es lo que ha estado haciendo Walmart desde noviembre de 2019 cuando comenzaron a implementar en las sucursales de Orlando, Orange CIty, Winter Garden y algunas otras, algunos robots encargados de etiquetar y reetiquetar los precios de los productos, así como de la limpieza de dichos establecimientos, algo que parece haberse presentado casi por casualidad en esta pandemia, pues a pesar de nacer como un proyecto para solucionar la falta de personal en esta cadena, se perfila como una opción viable para evitar los contagios de COVID-19.

Y no quiere decir que haya un desplazamiento en el futuro de aquellos trabajadores que desempeñaban en un principio dichas funciones, pues Tiffany Wilson, directora de comunicaciones de Walmart, afirma que esas personas pueden tener nuevas responsabilidades y mejorar aún más el funcionamiento de la empresa, reitero, puede estar en una fase de prueba aún pero para una situación como la que estamos viviendo actualmente podría reducir significativamente el riesgo que conlleva la pandemia actual.

Del otro lado del mundo, en China, los mismos robots que en un principio habìan sido creados para uso comercial como lo era en supermercados, fueron adaptados en los hospitales para el trasladado de medicamento, alimentos y productos imprescindibles para los pacientes del hospital, así mismo han sido implementados drones para la desinfección de los espacios públicos de aquel país, además de que cumplen la función de transmitir los mensaje de concientización sobre la cuarentena y la información en caso de contraer la enfermedad.

El sonido como nueva forma de detección

Por otra parte, una de las cuestiones que se ha vuelto una prioridad es el hecho de una detección rápida y eficaz de la enfermedad, algo que pese a los meses que han pasado desde el inicio de la pandemia, sigue siendo un tema complicado, es por eso que en la Universidad de Cambridge se está trabajando en una alternativa para lograrlo mediante el sonido.

Esto a raíz de que investigadores de esta institución tienen la hipótesis de que se puede diagnosticar el COVID-19 mediante la voz, respiración y tos de las personas contagiadas, por lo que, con esto en mente se está trabajando en la creación de un algoritmo que con la ayuda de aquellas personas que porten el virus y de las que se encuentren sanas se pueda diagnosticar por sonido esta enfermedad.

“Existen evidencias preliminares que muestran que la tos, la voz y la respiración podrían tener poder diagnóstico”  –  Jagmohan Chauhan, Investigador de la Universidad de Cambridge

Un proyecto que ya ha sido aprobado y financiado por el Consejo Europeo de Investigación (European Research Council), pues afirman que el Coronavirus es una enfermedad que produce sonidos muy específicos, por lo que ya se están buscando donantes de voz para poder perfeccionar esta aplicación que nos puede acercar a una detección más eficiente, reducir el índice de contagios y por supuesto eliminar la incertidumbre que ha sido un enemigo crucial durante esta crisis.

Algoritmos de 20 segundos

Grupo Alibaba, un consorcio que ha sido responsable de marcas como AliExpress y que tiene una gran red de operación principalmente en China, se ha involucrado también en el área de la tecnología relacionada con la pandemia, creando un algoritmo con un enfoque diferente al ya mencionado y que se sirve de la Inteligencia Artificial (IA) para detectar casos positivos de COVID-19 al escanear tomografías computarizadas, dando como resultado un diagnóstico que tarda solamente 20 segundos en ser realizado.

Un algoritmo que cuenta con una base de datos de 5000 casos positivos de este tipo de coronavirus lo que le permite diferenciarlo de una neumonía convencional, lo que podrá quitarle un peso de encima a los hospitales y evitar el colapso del sistema de salud de aquel país, de momento ha sido probado en el hospital Qiboshan de Zhengzhou (Henan, China), con el objetivo de que llegue a 100 institutos más y eventualmente al resto del mundo.

El colectivo puede pensar que “se está tardando la vacuna”, “no se hace nada más que encerrarnos”, “nadie está haciendo su trabajo”, pero la realidad es que estamos viviendo una situación que nos ha pegado por todos lados y las partes que aún tienen los recursos para contenerla y funcionar están trabajando  de una u otra forma para que no se salga más de control.

Un hecho innegable es que se le da prioridad a los pacientes enfermos, pues son la base para entender cómo combatir este virus que nos está paralizando globalmente y para proteger los que aún no lo han contraído.


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST