¿Qué tal va la escuela virtual?

Escrito por el mayo 5, 2020

Todo el mundo habla de las desventajas de tomar clases en línea, pero nadie dice nada de la satisfacción de hacer cosas que antes no podías en medio de la clase.

Citlalli Toledo | Opinión 

Ha pasado más de un mes y medio de cuarentena por la pandemia del Covid-19, y una de las más grandes interrogantes es el futuro del ciclo escolar. Aunque, en apariencia, la Secretaría de Educación Pública tenga todo bajo control y con “resultados exitosos” para la niveles básicos a través del programa Aprende en Casa, las críticas a éste y otros sistemas educativos adaptados al encierro han comenzado a hacerse presentes en redes sociales. 

Por el momento, estudiantes de primaria, secundaria y bachillerato ligados al plan de estudios de la SEP llevan apenas dos semanas tomando clases a distancia. Y aunque, sí, se pone en duda la funcionalidad del programa adaptado por la institución, debido a la desigualdad del país, las cifras permiten reconocer un éxito parcial. 

Lo que no se dice, y no se dirá, es la baja calidad de los contenidos programados en cuanto a su capacidad de generar un aprendizaje real. Son, si acaso, suficientes para evaluar, más no para enseñar. 

Obviamente nadie estaba preparado para una situación así y el Gobierno tampoco tendría porqué estarlo, se trata de México, todo lo hacemos al final, reaccionamos como deberíamos hasta tocar fondo. Así pues pone en marcha el mínimo intento por no perder el ciclo escolar. Pero, sin duda, hará falta un replanteamiento del plan estudiantil o un máximo esfuerzo por recuperar el nivel de aprendizaje de los estudiantes. 

Ahora bien, a nivel universitario (y algunos de bachillerato), donde los planes y calendarios de estudio son independientes al programa de la SEP, la situación es aún más grave, y nadie habla de ello. Las clases son únicamente en línea, si es que son, porque hay casos aislados en los que se sabe que los profesores respectivos de alguna materia, no se han hecho presentes, por lo que ya se da por perdida esa evaluación.

Aunque es probable que sea ese el menor de los problemas; toda esta circunstancia pandémica y la adaptación de clases al sistema virtual nos ha permitido, como estudiantes, a dimensionar la cantidad de habilidades de las que carecen los profesores. No son capaces, en su mayoría, de afrontar esta situación. O peor, no la afrontan. 

Muchos de ellos continúan con su absurdo sistema de – yo le llamo – “no clase”, en el que delegan ciertos temas al alumnado para que lo prepare y lo exponga ante el grupo. Ahora, con la situación como está, dificulta la poca retroalimentación que se llegaba a dar en el aula al momento de las exposiciones. He ahí ya, un motivo de rezago. 

Por otro lado, existen los profesores que han considerado “la mejor forma de no retrasar el curso”, la saturación de trabajos y tareas. Ahora pasamos más de 12 horas frente a la computadora o el celular, y no soy especialista, pero estoy segura que no hay nada de bueno en ello. Esto último pone a flote la falta de empatía de los grupos docentes, que por cierto, continúan cobrando sus quincenas 

Claro que, como en todo hay excepciones, y es totalmente reconocible la labor de aquellos que se han adaptado a este nuevo modus vivendi que, esperemos, termine pronto. No sólo son comprensibles para con quienes tienen pocas oportunidades, si no que, comparten mensajes de apoyo solicitando paciencia y tranquilidad. 

A muchos nos tocará terminar el curso en casa, a través de una computadora, y lo que es seguro, con lagunas enormes en cuanto a lo que debimos aprender y lo que aprendimos. Los docentes seguirán cobrando y haciendo su mejor o peor lucha por sobrellevar el curso y evaluar justamente. Pero lo que es indudable, reitero, es la necesidad de replantear el calendario escolar o el contenido de los cursos durante el próximo año, una vez terminado el confinamiento.

Cada uno ha enfrentado sus propios retos, pero lo importante es continuar – o iniciar – con la obediencia civil. Atender a las indicaciones y aprovechar el encierro para conocernos y reconocernos. 


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST