Public Practice: punk, funk y pop en un sola banda.

Escrito por el mayo 25, 2020

Cuando escuchamos el término post-punk pensamos en delineadores negros y seriedad, pero si a esto le agregamos el ritmo de caracterizó a Blondie tenemos como resultado a Public Practice.

Fotografía de Alexandria Foot.

En el verano 2018 New York vio nacer a Public Practice, banda que fusiona las cenizas del exagerado post-punk de WALL y el pop de Beverly sumándole el ritmo contagioso de los años 70’s, ese que se metía a tu piel y te hacía bailar… algo así como escuchar a Debbie Harry cantando con Talkin Heads y pasando por el sonido de Orange Juice.

Si bien la banda es bastante nueva, Sam York y Vince McClelland (ex integrantes de WALL) y Drew Citron y Scott Rosenthal (ex integrantes de Beverly) lograron fusionar de una manera increíble géneros que parecían ser opuestos: en vez de chocar, cada uno se complementa formando armonías que suben y bajan durante las canciones. Con el lanzamiento de su primer EP titulado Distance Is A Mirror (2018) sentaron las bases de lo que sería su carrera musical ya que las letras llenas de comentarios sociales y la música estruendosa pero bailable cautivó a la escena musical neoyorkina, lo que contribuyó a su rápido ascenso en el medio.

Debido a que la música en New York está en constante movimiento, Public Practice no tardó en conseguir presentaciones en vivo lo que se convirtió, sin quererlo, en un emblema de la banda pues era claro que cada uno de los integrantes disfrutaba de lo que hacía ahí arriba y toda esa energía terminaron por transmitirla a su público, teniendo como resultado a un grupo personas bailando con un pie dentro de escenas underground y otro en la música pop tradicional. Y quizás esta sea una de las características que eliminaron del estilo punk o new wave puro: el rechazar por completo presentaciones en escenarios más “comerciales” porque una de sus principales ideas es aprovechar los escenarios que les sean ofrecidos para seguir disfrutando de su música.

Public Practice se trata de divertirse, no solo de verse bien. ¡Como duh, somos jodidamente geniales, pero también lo estamos pasando bien!

El pasado 15 de mayo se estrenó, en formato digital, su primer álbum: Gentle Grip. Este material consta de 12 canciones radiantes y volátiles que resultan en un sube y baja de sonidos, en el que cada uno hace honor a los géneros que se reúnen a lo largo de las pistas mientras se enredan en cambios inesperados dentro de una misma canción, lo provoca un constante estado de alerta y sorpresa.

Por otra parte, las letras que componen este material van de un extremo a otro, si bien tenemos canciones como How I Like It que simplemente fue escrita mientras McClelland murmuraba cosas al azar mientras caminaba por la calle, también coexiste Compromised que casualmente musicaliza una de las situaciones que todo el mundo atraviesa en la actualidad, la pandemia; este tema aborda el conflicto entre nuestros anhelos materiales y el deseo de cuidar el mundo, York afirma que esta cuarentena mundial nos ha hecho poner un freno involuntario al consumismo lo que posiblemente nos ayude a revaluar qué cosas necesitamos para ser felices y cuales otras no.

Estos son sólo dos puntos de vista que se encuentran inmersos entre cada canción pero es seguro que existen muchos más, por eso vale la pena escuchar este álbum completo y dejarse impresionar por la mezcla de sonidos que conviven durante los 43 minutos que dura el material.

[…] ahora viene a ti mientras muchos de nosotros todavía estamos atrapados en casa, pero con suerte ahora todos estamos bailando.

Quizás el lanzamiento de este disco no fue lo que se esperaba pero la banda espera que haya llegado a refrescar el aislamiento que vivimos, es una gran oportunidad para imaginar que el techo se derriba y es reemplazado por una bola disco que nos invita a bailar post-punk.


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST