Panóptico Digital ¿Quién y para qué nos vigila?

Escrito por el marzo 13, 2017

Dr. Edgar Vázquez Ávila Doctor en Derecho: Académico, especialista en Derecho Penal y temas de Andragogía, Bioética y Calidad de Vida.

 

Para comenzar, lo primero que debemos dejar claro, es ¿qué es un panóptico? Y es así, que hablamos de una construcción de diseño arquitectónico circular que hace posible la observación completa y facilita desde una torre central el control total de vigilancia de quienes se encuentran dentro de ella. Tal creación se debe al filósofo Jeremy Bentham Strong (1748 – 1832), quien imaginó en tal construcción un centro penitenciario, lugar en el que los presos se encontrarían aislados en celdas individuales; así, no podrían verse y menos entrar en contacto. Permitiendo de esta manera que de forma ininterrumpida la mirada del vigilante tuviera la perfecta visión de todo cuanto ocurre dentro de las celdas, sin que los reclusos pudieran ver al ojo avizor.

Esta forma de control, la podemos relacionar y encontrar en la novela de ficción utópica 1984 de George Orwell, en la que trata temas de un Estado vigilante, derechos humanos, libertad intelectual y totalitarismo, escrita a finales de la década de los 40 y en la que aparecen grandes pantallas que observan la conducta de los individuos de forma constante, así, de ésta manera, ningún ciudadano, podría hallar escondite alguno ante el Ojo que todo lo ve, tal y como sucede en el panóptico, introduciendo de este modo el concepto de vigilante Gran Hermano o Hermano Mayor.

Ya que tenemos lo que es un panóptico, continuaremos con referir lo que es digital y que tiene que ver con lo relativo a los dedos, concepto que además se encuentra ligado a la tecnología y la informática, teniendo de esta forma relación con internet y consecuentemente con las sociedades de la información. Por lo que ahora, es pertinente comentar lo que son las sociedades de la información; entendiendo así, que es en la que todas las personas, sin ningún tipo de distinción, tiene el poder efectivo de crear, recibir, compartir, utilizar la información y el conocimiento, para así, obtener y compartir cualquier información basada en datos o imágenes, de forma instantánea, a través de mails, o cualquier red social, como lo es: facebook, twitter, snapchat, instagram, whatsApp, you tube, we chat, linkedln, spotify, telegram, etc. desde cualquier lugar y en la forma que se prefiera, sin importar fronteras.

Siendo de esta forma, que hoy día, cualquier persona, por voluntad propia es morador del panóptico digital, al pensar y creer que tiene la “libertad” de hacer u opinar lo que le plazca y por ello sube a la nube todo tipo de información, datos, fotografías y prácticamente su vida privada; olvidando así, que todo lo que hace o comparte de forma digital a través de IP (Protocolo de Internet) es imborrable, ya que además desde el momento de compartirlo en la red, se hace del dominio público.

Luego entonces, dado que los individuos no saben que están siendo observados, fotografiados y grabados a través de la red de redes, se está registrando tanta información como el usuario por mutuo propio está subiendo a la nube, que permite ver patrones de conducta y comportamiento, que hace posible la creación de perfiles de cada individuo, ya que nuestra sociedad bajo la “libertad” que se tiene, queda expuesta a permanente vigilancia electrónica. Sin saber ¿quién? de ésta forma, tiene el control digital sobre la información de los usuarios, al quedar registro en la red; de las actividades, conversaciones, preferencias, lugares de interés, datos con los cuales se deja lo que se denomina la “huella digital” en diversos sistemas informáticos, que administran la vida cotidiana de un individuo.

Por otro lado, he manejado la palabra libertad entre comillas, ya que no solo a través de lo expuesto se deja la “huella digital” en sistemas informáticos, pues otros medios por los cuales la “libertad” de los individuos se encuentra sometida a constante vigilancia es a través de las diferentes bases de datos en las que se proporciona información personal como lo son: los teléfonos inteligentes verdadero collar o brazalete electrónico, que además es voluntario y pagado por quien lo utiliza; las tarjetas de crédito o débito, ya que con su uso permiten conocer los productos comprados por un individuo, como lo puede ser el caso de la compra de un libro, la cual permite saber el perfil cultural de la persona que lo adquiere; la red Echelon conocida como “la gran oreja” sistema automatizado para escuchar las comunicaciones, sin importar cual sea su soporte, es decir, ya sea telefónico, e-mail o de satélites, ya que utiliza tecnologías de reconocimiento vocal para encontrar automáticamente palabras clave en conversaciones bajo vigilancia logrando así analizar dos millones de conversaciones por minuto; sin embargo, realmente no se sabe hasta dónde llega su capacidad; o tal vez ahora se pueda conocer, ya que de acuerdo a wikileaks quien el pasado siete de marzo dio a conocer que la CIA, perdió recientemente el control de la mayoría de su arsenal de ciberataque, en el que se incluye malwere, virus, troyanos, sistemas de control remoto y documentación asociada; portal que asegura haber obtenido los detalles de un programa de hackeo de teléfonos, ordenadores y pantallas smart tv, y con tal filtración se pueda conocer entonces la verdadera capacidad de la red Echelon; en caso de confirmarse tales filtraciones se habría encontrando un programa de ciberespionaje con el que los servicios de inteligencia de Estados Unidos tendrían la capacidad de espiar teléfonos, ordenadores y televisores con internet convirtiéndolos en micrófonos para espiar a sus usuarios.

Aunado a lo anterior, hoy podemos ver en aras de una supuesta seguridad; en centros comerciales, cajeros automáticos, oficinas, casas habitación e incluso en la vía pública la colocación de cámaras de vídeo vigilancia que captan imágenes de nuestros rostros, lugares que visitamos; creando así un perfil de nuestros gustos, gastos y actividades; siendo localizados y vigilados en todo momento por el actual panóptico digital, a través de la red de redes, pues tal parece que el ojo avizor del panóptico de Bentham que se encontraba en la torre central del diseño arquitectónico, el día de hoy se encuentra en los buscadores de Google, sin saber, verdaderamente de esa forma ¿quién y para qué nos vigila?


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST