Los Mesoneros explotan en El Plaza

Escrito por el noviembre 25, 2019

El jueves fue una velada inolvidable para los venezolanos. Después de que agotaron el año pasado el Lunario del Auditorio Nacional, ahora lo repitieron en El Plaza Condesa. Con el foro lleno, Los Mesoneros se consolidaron como una de las bandas más relevantes de la escena del rock.

La noche se apresuraba a comenzar. En punto de las 21:30 horas, las luces se apagaron, el escenario se iluminó y un cúmulo de espuma salió del techo. En eso, el público empezó a aventarse y a separarse. La razón fue que, desde el gentío, salieron los integrantes del conjunto de Caracas, Venezuela.

Con una bandera que anunciaba las iniciales de la agrupación, “LM”, salían en marcha Luis Jiménez, Juan Ignacio Sucre y Carlos Sardi. Con la euforia de verlos entre la multitud, los admiradores empezaron a gritar y sacar fotografías. El espectáculo ya había iniciado, aun sin tocar alguna canción.

Después se subieron al escenario, se posicionaron y comenzaron a tocar las primeras notas de “Prefiero no saber”, un tema de su última producción. Sin que bajara el ánimo, continuaron con “Exprópiese”, perteneciente también a “Pangea”, el álbum que están promocionando.

Foto: Daniel Rito

Pese a los dos títulos recientes, los venezolanos prosiguieron con “Algo bueno” de su disco “Caiga la noche”. Al término, Luis Jiménez, el vocalista, expresó unas palabras de agradecimiento y anunció a su primer invitado: Juan Galeano, de Diamante Eléctrico. Esta colaboración cantó “Juntos”, una de las canciones más sensuales de Los Mesoneros. En ella, algunos fans grababan y otros, dejaban que sus cuerpos se movieran al ritmo de la melodía.

Pareciera que la elección del setlist fuera en retroceso, luego de tocar algunas de sus últimos CDs, continuaron con algo de “Indeleble”, su primer material; esa fue “Un segundo”. Las palmas del público reflejaron el buen ambiente que se vivía en el momento.

Cuando interpretaron “Retroceder”, El Plaza, por un momento, empezó a vibrar. Esta canción que presenta un rock más tradicional, encendió a los admiradores. Las guitarras que marcan el estilo de la canción, provocó que los asistentes brincaran y la euforia del show fue en crecimiento.

Aunque las revoluciones disminuyeron con “Dudo que lo encuentres” y “Caiga la noche”, los espectadores los vitorearon al grito de “Mesoneros, Mesoneros”. Después de esta aclamación, Luis explicó que habían trazado la meta de ser el artista principal de ese foro y que lo habían cumplido. Luego comenzaron a cantar “Pangea” y, en medio de ella, salió Elsa y Elmar. Esto marcó un emotivo dueto.

Los de Venezuela continuaron con “Indeleble”. En ese momento, se resumió lo que el conjunto representa en sus canciones: nostalgia y explosividad. Al terminar, los extranjeros volvieron a ser exaltados con un “Olé, olé, olé, meso-neros”. La experiencia fue grata para ambos bandos, para el propio grupo y para sus admiradores.

Foto: Daniel Rito

Aunque se intuía que lo mejor del concierto había concluido, la llegada de Camilo VII lo negó. La banda invitada tocó junto a los anfitriones “Dime como tú quieras”. La voz de Manuel Mendoza, dio un giro más dulce a la canción.

La producción del concierto sorprendió a todos, iban de sorpresa tras sorpresa. Cuando iniciaron con “El paraíso”, el ánimo se duplicó o triplicó. Esta melodía fue de las más esperadas. Incluso, en el coro, salió papel expedido del escenario, como una muestra explícita del doble sentido que contiene en su letra.

Con “Últimas palabras” parecía que el espectáculo llegaba a su fin. Este tema, que es de los más animados de “Pangea”, incitó al foro a aplaudir. Minutos después, los de Caracas salieron de la tarima.

No obstante, no tardaron mucho en regresar. En tanto cantaron “Sol rojo”, los integrantes solicitaron a la gente que se bajara. Mientras el sonido disminuyó, el público se agachó hasta quedar en cuclillas. Después el ritmo les anunció que era tiempo brincar como nunca. Ahí, El Plaza explotó. Los fans saltaron al ritmo de los instrumentos, las luces le acompañaban y el concierto llegó a su clímax.

Solo” fue la penúltima canción. Los celulares grababan lo especial que era el final del evento. Sin embargo, “Te lo advertí” se llevó la noche entera. Más de uno esperaba esa melodía. Las frases y los sonidos que la secundan, la convierte en la canción más característica del conjunto. Esta, además de que fue la responsable de cerrar el show, sintetizó los sentimientos y emociones que se vivieron: euforia, energía, nostalgia y dolor.

Los Mesoneros cerraron la noche del jueves con una fotografía, en la que se refleja cómo el apoyo hacia ellos cada vez incrementa en número y tamaño. Los venezolanos volvieron a conquistar a México con un espectáculo único e irrepetible. Después de él, ¿qué recinto será su próxima meta?


Continuar leyendo

Post Siguiente

Lado B


Miniatura

RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST