La venda de Amor

Escrito por el febrero 13, 2021

Amor, Eros, Cupido… tiene varios nombres, lleva una venda en los ojos y se sabe que lleva en su carcaj dos tipos de flechas: las primeras, de punta de oro, enamoran al objetivo de la primera persona que ve, las segundas, de punta de plomo, tienen un efecto adverso. Sin embargo, por muy finos que sean los kilates de la punta, no alcanzan para empeñarla y saldar el tan acostumbrado derroche que los mexicanos en estas fechas cometemos: Tanto en el Día del Amor y la Amistad, como en el Día de la Madre, un ramo de rosas alcanza lo que la comida del día, y de pronto los chocolates rinden lo de una quincena, saboreando las gotas del sudor de la frente con relleno envinado.

-¿y a como la rosa, joven?

-depende de quien pregunte.

Y sí, porque no cuestan lo mismo aquí que en la central, ni en el mercado de flores que allá en la casa, porque es una de las fechas donde, literalmente, el objeto estético de valor moral está sobrevalorado. Un osito triplica su volar por 24 horas, al día siguiente, con tal de venderse, se regatea cerca del precio de inversión. Economía para principiantes… Y es que no se trata de quitarse la costumbre de demostrarle a nuestros seres queridos que nos importan, se trata de hacerlo de manera inteligente, sobre todo en estas épocas de “vacas flacas”, donde el desempleo y la precariedad se encuentran asechando en la penumbra azarosa del mañana.

De acuerdo, entonces, ¿qué se supone que debamos hacer? ¿abolir el capitalismo? El sueño anarquista no se cumplirá así nunca porque jugamos con la fortaleza o debilidad de los humanos: el amor, lo cual nos lleva a los siguientes cuestionamientos, ¿cómo vivimos el amor?, ¿de qué manera lo experimentamos? Pero sobre todo, ¿cómo nos educan en el amor? Nos han enseñado que amor es equivalente a lo que das: si das mucho es porque eres mucho, si no das nada es porque no tienes nada que dar, ni siquiera amor, lo cual es una idea totalmente falsa, porque, en ocasiones, podríamos ser seres humildes que no tienen los recursos económicos, sociales, incluso afectivos para demostrar, cual homo sapiens, su aportación a compartir o a cotejar con determinados seres de la caverna. ¿qué es el amor? Se han preguntado muchos filósofos, ¿y qué ocurre? Ninguno logra definirlo.

Yo te diré qué no es amor: poseer, jugar con la persona o su tiempo, mentirle, engañarle, ignorarle, celarle, ofenderle o violentarle de algún modo (porque chamo, eso sí no está bien) fingir que te importa o pedir sin dar a cambio, y esto es no solo en pareja, quizás ignoramos a nuestrxs hermanxs, evadimos a nuestros padres, o tal vez “no le dije a mamá cuanto la quiero en todo el año por estar tan adentro de mí y mi depresión pandémica… yo, yo y solamente yo, porque me amo pero me odio”. El Erosvs el Thánatos, ¿no es así? La lucha interminable entre el amor y el odio, que son hermanos y son opuestos, pero en su trotar, encontraremos el camino para que Eros triunfe y salga de nosotros ese “te quiero” desde lo más profundo del alma.

Si en realidad lo que deseas es dar un regalo de corazón, no regales rosas, hay muchas otras flores, como adornos con bugambilias, que en el lenguaje floral significan “bienvenida” (tal vez a alguna eventualidad), o las camelias, que representan amor en distinto grado según su color. Hay varias alternativas que, además de ser más económicas, pueden ser menos clichés, todo el mundo da rosas ese día, ¿por qué no atreverse a la originalidad? El detalle es el que cuenta.

O quizás lo tuyo radica en el tiempo, entonces sabrás que es lo único que vale más que todo en este mundo: la vida a lado de los nuestros. El tiempo de calidad es muy distinto al de cantidad, pues con los años, si apostamos a la cantidad por encima de la calidad, aquella flecha acaba por afilarse en punta de plomo.

Etiquetado como:

RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST