¿Has pensado en cuánto dinero cuesta morirte? Vive… o te saldrá muy caro

Escrito por el julio 21, 2020

Uno nunca sabe qué deparará de su destino que, dentro del imaginario público, las personas pueden experimentar en su vida, y es que algún día, en la noche más oscura o en el invierno más frío, incluso en el escenario más gozoso como en una fiesta post-pandemia, un pavo no será suficiente para convencer a la muerte de que nuestra estancia en este mundo aún está vigente. Me pregunto un día cualquiera, viendo las noticias de uno de los países más violentos de América y el mundo en general, ¿cómo está el asunto ese de morirse? ¿apoco es así como así? Uno como sea se muere y ya no sabe nada pero… ¿cómo es el proceso preventivo y posterior a la muerte que afronta y deja con responsabilidad a la familia? ¿debería contratar un seguro? ¿puedo contratar un seguro? ¿todas las muertes son iguales? Evidentemente no, pero, ¿será lo mismo morirse en Iztapalapa que morirse en la Roma? … (Muertes es-túpidas, y el próximo eres TÚ .. ¡JUJUY!) Para que no fuera así mi funesto y último adiós, no pude más y me lancé a preguntar, pues no había nada que perder… a excepción de la vida, si algún inesperado infortunio me pasase en el camino.

Primero llamo a la funeraria más cercana para conocer los planes mortuorios que la agencia pueda poseer. ¿va a querer inhumación o cremación? – me dice la mujer al teléfono. Sí, mire, el costo varía según el plan integran de velación que usted elija. Este le incluye rescate del cuerpo, trámites ante gobierno, cremación y cafetería básica, todo por $24, 912 pesos, pero si lo que usted quiere es la sepultura , el costo disminuye en $4, 985 pesos. El pago  puede ir diferido en 24 o 36 meses, ¿cuál le interesa más? Mire, la verdad es que yo quisiera pagar un peso por día vivido.- me digo a mis adentros. ¿Se puede en 48? no, únicamente en los señalados. Si elige 36, sus pagos serían de $553.53, sin embargo, el nicho es aparte. Para el caso de la fosa, mínimo se deben contratar dos servicios. La fosa es de granito, florero de aluminio y el más pequeño tiene un valor de $98,416 pesos, pero si usted paga con tarjeta le hacemos un descuento del 15%.

En la vida te enseñan a que debes tener una familia modelo:Una esposa muy guapa, un par de pichoncitos latosos, un perro, casa propia de por lo menos dos pisos y automóvil del año, me ilustro con una portada de leche Lala. ¿qué debería pagar primero? ¿el coche, la casa o el cotizado lugar del panteón? Alguna vez tuve familiares que fallecieron, y jamás los escuché decir “¡Por Dios, Martha, la hipoteca es la única salida para pagar el lugar del panteón!” ¿acaso será más barato pagar una vez fallecido o será lo mismo? decidí salir a comprobarlo, porque además, ya se me habían agotado las funerarias cercanas.

Caminando por las muy refinadas calles de la colonia Juárez, cerca de Zona Rosa, doy con la primera agencia funeraria. Subo las incontables escaleras y en la recepción me encuentro con un tapete mojado que debo pisar, este se hace compañía con una jerga y un botecito de gel antibacterial que los mira desde su atalaya. Entro y vaya que parece funeraria, porque ni un alma. Camino por el lugar y me encuentro al que podría ser el gerente. Sí, dígame, ¿en qué le puedo ayudar? – pregunta. Hola, estoy buscando informes. ¿qué desea saber, caballero? ¿algo en especial? No, para nada. Quisiera saber cómo está el asunto de los ataúdes, ¿cuánto cuesta la renta de uno? El hombre se pasa del otro lado de su escritorio y mientras busca un papel, me pregunta si mi familiar ya murió o no. Fok…”me han pillado”. Por supuesto que no le iba a decir la verdad, así que tuve que ingeniármelas ¡Gracias, ideas en 5 minutos! No, está en etapa terminal. – dije improvisado. Bueno, ¿pero el médico ya lo dictaminó? Sí, ya él nos dijo…Ah, ¿y ya sabe si ahí mismo le elaborarán su certificado?

Bueno, a ver… pidos. ¿Qué es todo eso de que el certificado, el acta de defunción y todo eso? Pues resulta que cuando te mueres, hay una serie de trámites que se deben hacer para dar fe y legalidad de que tú o un ser cercano, efectivamente ha fallecido y no “andaba de parranda”. El primer paso es que un médico especialista debe reconocer ante un certificado que sí, los signos vitales ya del ahora impaciente, no son normales, sino que son los de un cadáver. Posteriormente se realiza un contrato con una empresa funeraria donde prácticamente se encargan de realizar todos los trámites correspondientes, pues la muerte no es algo común, por lo que es normal que uno como cliente desconozca prácticamente todo.

Ajá, prosigo: Sí, supongo. La verdad es que aún no lo sabemos. – dije. ¿De qué padece su familiar? (eehhh… ) Él tiene un problema muy fuerte en el riñón que se agravó…Mire, usted no se preocupe por eso, aquí nosotros nos encargamos de eso y va dentro del servicio que le incluye: Certificación, preparación del cuerpo, si velan en casa o aquí, implementamos el espacio, si muere en el hospital o desean traerlo, tenemos el servicio de transporte y por supuesto, todos los asuntos legales. ¿y qué precio tiene? Depende, si es entierro, son $12,700 pesos. ¿y si fuera COVID? Ah, no, ahí es totalmente diferente. En ese caso sería sólo la cremación, sin velatorio y serían $21, 800 pesos, que es lo que vale la cremación. Oiga pero, ¿cuánto dura la velación? Sería un aforo de 15 a 20 personas por una noche. Salí del lugar inconforme, con la insatisfacción de querer saber más…no me pareció tan caro para ser la Juárez, así que decido dar unos pasos más no sin darme mi recarga intestinal en el puesto de tacos más cercano.

Llego a una agencia de renombre, donde en la entrada me recibe un señor de avanzada edad que me proporciona gel antibacterial y me pide pise el tapete que, para ser de prestigio, es una esponja en una bandeja que también hace juego con la jerga. El lugar era bonito, pero lo único que veo es a un señor de mediana edad echando chisme con su compañera. Ella se percata, se vuelve el hombre hacia mí y me confronta: Buenas tardes, caballero, ¿en qué le puedo ayudar? Tanto el chaleco, como el pantalón, de un satín café chocolatoso que acompañaban a los zapatos redondos que calzaba el agente, así como la blusa blanca y rallada del conjunto gris de la mujer, hacía ver a los empleados de muy buenos modales. Sí, buenas tardes, quisiera que me brindara un poco de información. Estoy cotizado algunos lugares para mi familiar y quisiera saber qué tal aquí. La cara de “¡Por fin, un cliente!” me hizo saber que, aunque aquí sí había movimiento, es un trabajo muy aburrido. Acompáñenos, por favor. – me dice. Me siento, me pregunta mis datos, si mi familiar está vivo o no, de qué murió o qué padece, dónde está el cuerpo, mi parentesco, si liberé la cartilla militar, color favorito, número de la suerte, ¿cuántas veces tomé agua hoy? ¿voy a misa? Porque si no, aquí también hay, ¿eh? (guiño, guiño). En otras funerarias le van a ar un costo mucho más barato, señor, pero le van a salir con costo adicionales no contemplados. Aquí es sólo uno, independientemente de si es entierro o cremación. No, pero yo preferiría el entierro…con esto del covid … ¿Cómo? ¿Por qué sería problema? Nosotros tenemos nuestros propios crematorios…pero si usted desea que el cuerpo sea sepultado, sería en el Panteón Español. ¿y qué costo sería en total? Independientemente de que lo que sea, serían (ahora sí, ¿de a cuánto el chistecito?) $38, 700 pesos… y como servicios adicionales, si ustedes son católicos, aquí tenemos capilla y servicios religiosos y tenemos también florería y cafetería (+$2,100 de misa, + quien sabe cuántos miles más en flores y café, alrededor de unos $45,000 pesos).

¿De dónde voy a sacar tanto dinero? Me pregunto. Con este sueldo que gano, sólo me alcanza para que me entierren, dentro de una caja de zapatos, en el patio de mi casa que por cierto, no es particular, es compartido. :’(

Ahora me dirijo a las funerarias del área limítrofe de la ciudad, hacia el oriente. Sobre la Calzada Ignacio Zaragoza me encuentro con varias funerarias: La primera muy amena, con pasto artificial en la entrada. Se repiten los procesos de sanidad y me atiende el hombre calificado del lugar. Dígame. Hola, ¿usted me puede dar información? – pregunto, y esta vez, le doy un giro a mi situación, buscando entre ver el aprovechamiento de los locatarios. Fíjese que mi familiar murió ayer y ando cotizando varios lugares porque ya nos urge darle sepultura (¡Creonte, ya dale sepultura a mi hermano, te lo imploro! [Antígona]) a ver, joven, mejor yo hago las preguntas: ¿ya tiene usted panteón? Emm… no sé. La que sabe es mi mamá. ¿Pero qué respuesta fue esa? –  me autoreclamo en silencio e inmediatamente lo reparo. ¡Uh, me parece que sí!, pero es hasta por San Vicente. ¿San Vicente Chicoloapan? Sí, ahí. No hay problema. Mire, el servicio de inhumación, con el ataúd básico, del cual tenemos dos colores que aquí puede usted ver, ya con todos los servicios que le mencioné, desde la preparación del cuerpo hasta lo legal, le sale en $9,500 pesos, mientras que el servicio de cremación es de $12,000 pesos, incluye urna básica y horno crematorio. Inhumación es entierro.

La neta los colores del ataud no fueron suficientes para convencerme, pero ha sido el lugar más barato y que sé que me van a salir con costos adicionales como me advirtieron en la primera agencia; salvo el pequeñísimo detalle de que en costos adicionales no me llevaré $45,000 pesos de paso. Le agradezco.

El último lugar no me agradó casi en absoluto. A mi llegada me recibe un hombre de aspecto muy descuidado, de nariz aguileña y que podría jurar que tenía garras aviares en los meniques. Me dice que me siente y espere a alguien mientras trata de llamar pero se le dificulta por fallos en la línea y me busca hacer la platica pero fracasa…ahora soy yo el que siente la incomodidad del silencio y le doy el azotón verbal: ¿Y cómo es esto de la chamba? ¿Perdón? Ay, la cagué. Digo que si ha venido mucha gente. Mucha, sí…es que me da curiosidad. Veo en las noticias que cada vez hay más muertos por COVID…Yo relax. De repente es una chinga; en el día es hacer nada, te entretienes un rato en el cel pero te da sueño después…pero la noche, de pronto ya amaneció y tú de “qué pedo, ¿y mi día? Ya se fue. ¿Pues no que mucha gente, mentiroso?.- pienso. Ah, pero yo hablaba del covid… si, no, pues sí es real con tanto muerto….mira, ya llegó quien te dará la información. Acá está el familiar que vino a preguntar.

No me tomen por sátiro, por favor, ni lo hago con el afán de ofender, pero hagan de cuenta que entró el alcalde de Saltadilla pero con pelo negro y me miró esperando a que dijera algo hasta que hablé. Mi familiar murió esta mañana. Ah, ya veo, pues como no murió aquí en el ISSSTE, donde tenemos convenio, el precio es mayor. Sepultura: $12,600, si quiere cremar, $13,600 pesos, ¿y puedo velar aquí? Sí, la capilla es por una noche con $2,000 extra… pero déjeme sus datos…

Con esta experiencia, ya para finalizar esta odisea, decido llamar a compañías de seguros. Todas preguntan (léase polifónicamente):

¿Cuánto gana? ¿Su profesión? Tenemos varios paquetes, el más barato es de $8 diarios, que le cubre seguro por gastos mayores. ¿tiene casa? ¿tiene auto? ¿es usted soltero o casado? ¿tiene usted otra agencia de seguros? ¿ha pensado en su retiro?

Creo que, es verdad que morirse es tan fácil como doblar la esquina, sin embargo, son tantos los procedimientos que uno desearía no saber nada de esto. Morirse es complicado.


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST