El hijo pródigo al rescate

Escrito por el mayo 6, 2020

Primero fue Sir Elton John en marzo quien, en su aislamiento hizo sus llamadas, movió sus contactos y como pudo reunió a un grupo de colegas, amigos y técnicos y con el respaldo de Fox presentó el IHeart Living Room Concert for america un concierto benéfico a distancia que buscaba recaudar fondos para asociaciones de distribución de alimentos y cuidado infantil en Estados Unidos. Por una hora Billie Eilish y Finneas, Alicia Keys, Dave y algunos cuantos más interpretaron desde sus hogares uno de sus éxitos que ellos mismos eligieron.

Ahora, en abril, Lady Gaga es quien hace sus llamadas, manda sus mensajes, se toma su tiempo y logra reunir un grupo mucho más grande y a algunos patrocinadores -que no ha habido una reunión así desde el Live Aid en 1985-. ¿El resultado? One World: Together at Home. Con una transmisión desde temprano en YouTube y diversos servicios de streaming y otra por la noche transmitida en televisión, artistas, políticos y médicos de distintas partes del mundo expresaron su solidaridad, su testimonio y su agradecimiento a todos los que están al frente de esta pandemia y a quienes hacen su esfuerzo en casa. 

La pandemia ha azotado al mundo desde principios de año, Italia y España vieron la peor parte hace algunos días. Pero entonces, ¿Por qué se dan estas muestras de apoyo hasta ahora? Porque es América, más específicamente Estados Unidos quien está siendo azotado ahora.

Y antes de asumir cosas, este no es un texto para acusar de hipocresía a todos esos miembros de la industria del entretenimiento. Principalmente porque no es algo que estuvieran obligados a hacer. Ellos podían hacerlo, tenían la capacidad de hacerlo y decidieron hacerlo. Todos tienen fans en todo el mundo, algunos son originarios de otros países y han hecho lo posible por ayudar a sus naciones de origen. Pero el apoyo a Estados Unidos -juntando al mundo para no ser criticados- es porque es el hogar de todos esos miembros, es ahí donde las industrias de la música y el cine han florecido y donde talentosos desconocidos se vuelven celebridades mundiales.

Además, no es la primera vez que la industria se une por una buena causa. Recordemos, de entrada, aquella granja donde en 1969 se realizó el Festival Woodstock, que, si bien no se organizó con ese fin, Hendrix le dio ese icónico símbolo de protesta contra la guerra de Vietnam con su interpretación del Himno nacional estadounidense. Luego, en 1985 tenemos el ya mencionado Live Aid que se valió principalmente de la televisión para conseguir apoyo para países africanos azotados por la hambruna a raíz de una sequía, también se valió de las rutas aéreas y del concorde puesto que algunos artistas hicieron el intento de presentarse en ambos escenarios, solo Phil Collins lo logró. En el 92 aprovecharon la despedida y homenaje a un gran icono como lo fue Freddie Mercury para concientizar sobre el VIH/sida y recaudar fondos para la Mercury Phoenix Trust con el Freddie Mercury tribute concert for aids awarness, el cual fue grabado y distribuido en VHS con algunas presentaciones faltantes debido al tiempo de duración. Tras la tragedia del 9/11 en 2001 se dieron 3 presentaciones: America: A tribute for heroes, The concert for New York City y United We Stand: What More Can I Give, todos retransmitidos tiempo después de las presentaciones. 

En 2005 los esfuerzos fueron a raíz del Huracán Katrina con Shelter from the Storm: A Concert for the Gulf Coast y A concert for hurricane relief y en 2012 por el huracán Sandy con 12-12-12: The Concert for Sandy Relief.

Y no solo ha sido por Estados Unidos, además del Live Aid y del Freddie Mercury Tribute; en 1971 se organizó el Concierto para Bangladesh el cual fue el primer concierto benéfico de la historia recaudando fondos para los refugiados de para Bangladesh.  tuvimos el Live 8 en 2005 en ciudades de los países miembros del G-8 y en Sudáfrica que buscaba concientizar a las sociedades para que los gobernantes de los países del G-8 incrementaron esfuerzos para combatir la pobreza. Dos años después se dio el Live Earth dando causa al calentamiento global siendo televisado en todo el mundo. Hope for Haiti Now: A Global Benefit for Earthquake Relief en 2010 buscó ayudar a todas las víctimas del terremoto siendo aún televisado con formato de Teletón pero generando ganancias inmediatas también con pre-órdenes del disco y el video. Para 2017 con One Love Manchester el avance del mundo ya era evidente, el evento fue televisado pero también transmitido por internet, aumentando la recaudación con las plataformas de streaming. Hace un año vimos el Venezuela Aid Live con un trasfondo humanitario y de presión política. Se transmitió en línea buscando recaudar donaciones a través de esta vía y también fue televisado por algunos canales siendo censurado dentro del país al que se buscaba apoyar. Y es ahora que tenemos a los 2 ya mencionados al principio de este texto haciendo uso completo de la tecnología para realizarse.

En fin; una vez más Estados Unidos ve ahora a esos hijos que dejó crecer bajo su guardia tratar de ayudarlo como saben hacerlo en un momento difícil. Una muestra del valor de desarrollar las artes desde la iniciativa pública o privada. El mundo por otro lado atestigua la capacidad y la importancia que ha alcanzado la tecnología y la necesidad de incrementar el desarrollo tecnológico y científico a mediano y largo plazo. 


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST