¿En dónde terminamos si todos nos rebajamos?

Escrito por el junio 22, 2020

La sociedad pasa por un momento particular. A la cartelera de situaciones se le sumó después de la pandemia la ola de manifestaciones sociales siendo el caso de George Floyd el catalizador de un resentimiento acumulado por casos similares de los que no hubo justicia alguna. Desde ese entonces Estados Unidos vive una diversidad de escenas protagonizadas por destrozos, violencia, represión, solidaridad, apoyo, entre otras cosas todo enfocado en la lucha contra el racismo y la discriminación. 

El problema es que todos están listos y dispuestos a luchar, pero nadie lo está para dialogar, debatir y reflexionar.

Y es un problema por todos lados ya que todos se ponen extremistas. El caso de Floyd es ciertamente indignante y merecía justicia, sin embargo al viralizarse se convirtió en mártir de un movimiento que se lanzó inmediatamente a prender fuego la ciudad, nadie se detuvo a pensar en quién era este hombre ni en lo que se estaba destruyendo. Al día siguiente tenemos fotos de la Destrucción Simbólica Coherente de la estación de policía, pero también tenemos historias de negocios destruido.

La historia del bar deportivo donde un bombero había puesto todos sus ahorros y no había tenido la oportunidad de inaugurar se viralizó y logró obtener apoyo de las personas, pero no todas las historias se vuelven virales.

De ahí tenemos imágenes de más manifestaciones, un hombre con un arco disparando a manifestantes, manifestantes deteniendo a un joven que rompía cristales, policías arrodillados y hombres armados protegiendo sus negocios. Estos últimos inmediatamente fueron encasillados como supremacistas blancos, y si, todos eran blancos, si, todos estaban fuertemente armados, pero es lo único que se aprecia en las fotos, no hay ideas ni formas de actuar, solo personas armadas encasilladas como supremacistas por su color de piel.

Y ese es el punto más importante, la ignorancia nos empuja a luchar en el mismo nivel: el radicalismo.  

Históricamente el radicalismo es algo que aparece del lado de los que apoyan un sistema que les parece funcional, luego cuando aparecen personas a quienes no les parece funcional porque no los toma en cuenta o les pasa por encima , el radicalismo se arraiga en los miembros de ese sistema y ahí es cuando aparece la disyuntiva ante quienes no están con el sistema virar a un radicalismo opuesto o mantener una postura conciliadora.

Cuando los que se alinean con el sistema se mantienen herméticos y aferrados al igual que el sistema mismo el radicalismo opuesto se perfila como una opción razonable aunque puede significar ir en contra de las creencias o ideales.

Para abolir la esclavitud en estados unidos funcionó, en la segunda guerra tambien. Para conseguir el derecho al voto femenino fue menos radical ligeramente puesto que no hablamos de oponerse al sistema sino de integrarse. En cuanto a la lucha por la igualdad de negros y blancos tenemos ambas disyuntivas, Luther King siendo la postura conciliadora y Malcom X siendo el radical.

Sin embargo llegamos a un punto donde el sistema se vuelve más accesible, pero aún con rezagos e individuos aferrados a ideas rancias. Es cuando las luchas por la igualdad se vuelven más fuertes y diversas. Los homosexuales después de siglos consiguen visualización, reconocimiento y derechos abriendo camino a un bloque de diversidad sexual que se verá reflejado en la educación y en la sociedad. Para la mujer también existe un avance en cuanto a oportunidades y libertades. Pero lo que complica esto son esos individuos rancios en puestos importantes y la considerable cantidad de estos en la sociedad.

Ante un sistema accesible, lo ideal sería llenarlo de personas razonables con criterio. Pero el camino que se tomó fue el de la inclusión forzada y lo políticamente correcto. 

Ese camino solo nos ha dejado una polarización extremadamente radical. Si piensas distinto a estos grupos progresistas automáticamente te catalogan con los rancios, no puedes hablar de ciertos temas porque te vuelves racista u homofobo o machista, tampoco puedes omitir incluir algún grupo en cualquier espacio porque también pasas a ser de los individuos rancios y por si fuera poco ahora también debemos cambiar la historia y cambiar todo lo que sea incómodo.

Y si, será una frase polémica pero las maneras importan. La libertad de expresión nos permite expresar lo que tengamos en la mente, el radicalismo lo sesga y la conciliación lo debate.

De ahí podemos manifestarnos pacíficamente o violentamente. Con la violencia podemos llegar a la Destrucción Simbólica Coherente donde lo que se destruye va de acuerdo con la causa o movimiento sin importar si es propiedad pública o privada. La Destrucción Simbólica donde no es muy claro la relación con la causa por lo que requiere de una elaborada argumentación/interpretación y es en propiedad pública. Al Vandalismo donde se destruye propiedad privada sin relación a la causa o movimiento. Y a la Confrontación.

Al final, si todos siguen radicales e ignorantes nada va a cambiar. Debemos entender que todos somos humanos que no elegimos donde nacer, ni nuestros rasgos, que nuestras preferencias no nos hacen más o menos pero que si elegimos pensar y razonar, que si podemos ser educados y aprender y si podemos reflexionar y cambiar nuestras posturas.



Continuar leyendo

RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST