Chicano Batman redescubriéndose con Invisible People

Escrito por el mayo 15, 2020

Al igual que cualquier banda estadounidense, Chicano Batman representa la diversidad de la experiencia del país vecino, la idea de que nada pertenece exclusivamente a un grupo o tipo de personas. Un grupo de latinos del sur de California que crecieron escuchando tanto Rubén Blades y Rigo Tovar como Dr. Dre y Warren G. Durante la última década, han perfeccionado una versión claramente estadounidense de los surcos psicódelicos bañados por el sol de California, evolucionado desde los meandros sinuosos de su debut homónimo hasta los atascos de psic-funk fuertemente elaborados con una inclinación política.

Desde que la banda norteamericana irrumpió la escena musical, la audiencia y la prensa especializada, emplearon todos sus esfuerzos con la intención de darle nombre a su sonido, dando mezclas improbables como soul tropical, huaracha psodelica, R&B con flautas andinas,  y hasta jazz cumbianchero y aunque probablemente no sean nada de eso, sí son una fusión de todo lo anterior. 

Tras tres años de Freedom Is Free, el álbum que los llevó a latitudes como el show de Conan O’Brien y a presentarse en festivales en todo el mundo, regresan explorando una etapa contemporánea y concisa de sí mismos con Invisible People, su cuarta producción de larga duración. 

Posterior a la construcción de una identidad artística cimentada en los sonidos Motown e influencias extraídas de su conexión con América Latina, en Invisible People, Carlos Árevalo, Bardo Martínez y Eduardo Arenas, hacen de las guitarras estridentes el protagonista de la obra; sacudiendo las teclas de un órgano más violento que en el resto de las canciones de su repertorio.

Nota al pie, el álbum es un perfecto desquite para la cuarentena, un producto casi derivado de la pandemia; al primer minuto de Color my life, el track inicial, ya advierte un disco interesante con contenido de smoothie rock que conjuga las estructuras corales de la escena indie anglosajona de 2013 y quizá ese sonido que confluye entre Norte y Río Salvaje de Little Jesus, es decir, un álbum que abraza nuestras ideas al borde del colapso.

Uno de los sentimientos que más se acentúa es el deseo de que la tierra nos despierte sobre las arenas de una playa y esto sale a relucir con Bella, que nos hacen pensar en la posibilidad de transportarnos a las playas Californianas como la de Santa Mónica y bailar cual si lo hiciéramos en sus muelles.

Líricamente hablando, Bardo Martinez, como portador de la pluma principal de la banda, moldea relatos conforme a sus lecturas, parejas y peripecias de la gira, lo cual dota de un sentido más vivencial y casi hasta poético a las letras. 

Con ese fin, las canciones de Chicano Batman generalmente comienzan con un ambiente, la búsqueda de un sentimiento específico que detona todo lo demás. 

Pero Invisible People, ronda entre lo confortativo. En la pista homónima, el croon de Bardo Martínez sangra por todos lados y los versos exponen claramente axiomas que solo suenan radicales para aquellos privilegiados por el status quo. 

Manuel’s Story, una canción frenética de una canción impulsada por una melodía de sintetizador espacial que desmiente su sombría narrativa, que habla de un tío que huyó de la violencia del cartel para vivir en los Estados Unidos. Es una viñeta que destila el daño colateral de los Estados Unidos; guerra contra las drogas e inmigración mexicana, un recordatorio de las personas invisibles por las fuerzas políticas capitalistas. O tal vez es solo una gran historia que a tu tío borracho le gusta contar en la comida al aire libre.

La versión 2020 de Chicano Batman es una que nos obliga a mirar hacia el interior, que ha evolucionado desde su encarnación original. Las influencias que los han construido siguen ahí, en esencia, sin embargo, con una perspectiva diferente, una introspectiva. 

Este es el primer LP de Chicano de Batman sin una palabra de español. Han abandonado sus elementos visuales más distintivos, como la elegante banda de bodas de sus trajes con volantes a juego, un homenaje a los grupos de baladas latinas de los años 60 y 70, así como la melena hasta los hombros de Bardo. Pero si bien pueden haber eliminado algunas de las peculiaridades que los hicieron únicos, Invisible People es el récord más accesible de Chicano Batman, con ganchos grandes y limpios para que coincida con las declaraciones definitivas. A una década de escribir canciones juntos, suenan más fuertes que nunca.¿Será que Invisible People es un grito de lo evidente? ¿Una ratificación de que ese nicho de artistas latinos radicados en nuestro vecino del norte es uno de los sectores más prolíficos de los últimos años?


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST