Campañas confusas contra la violencia en México

Escrito por el junio 12, 2020

El 26 de mayo, la Segob presentó su campaña Cuenta hasta 10 para evitar la violencia de género a la que se ve sometida la ciudadanía mexicana desde hace largo tiempo. 

Las autoridades presentaron esta comunicación para evitar la violencia de género y visibilizar la realidad de algunos hogares; sobrado está hacer visible que muchas mujeres y niños son víctimas de abuso y están en más peligro dentro de casa que fuera. 

¿Pero por qué quiero hablar de esto? 

Exacto, no puedo quedarme callada cuando veo una comunicación que como comunicadora no comprendo. 

Se presentaron afiches y videos, sí, pero el mensaje es confuso; personalmente no sé qué mirar. ¿El mensaje está dirigido hacia la víctima? ¿Hacia el agresor? Estos, recrean situaciones de tensión y violencia en los hogares mexicanos. Pero no apelan a nada realmente. 

Coloco las imágenes para tratar de ser más descriptiva: 

  1. ¿Paciencia? ¿De qué? ¿De la doble jornada de ser madre, ama de casa y quizá empleada de alguna empresa que permita el teletrabajo? En el escenario del fondo vemos una discusión de pareja y en primer plano a una mujer sonriente. ¿Por qué sonríe? ¿Solo se exalto porque algo en casa se salió de control?

En este ejemplo no creo que valga la pena acudir al 911 en busca de ayuda. Parece una situación normal. 

Cuenta hasta 10”, la campaña del Gobierno contra la violencia de ...

  1. Este arte, es el que me parece, personalmente el más conflictivo de todos. ¿La CDMX quiere empezar a jactarse de inclusiva? ¿Qué habría pasado si hubiesen sido dos mujeres en lugar de dos hombres? Ok, el texto es más sutil, directo, fácil de comprender. Yo entiendo: “Si tu pareja está haciéndote daño psicológico, emocional o físico, llama al 911”, ok CDMX, más o menos estás encaminando tu mensaje. 
  2. Este es el único que veo encaminado hacia el maltrato intrafamiliar. Da la percepción de un padre que “intenta” hablar con sus hijos. Da una alusión a ello a mi parecer. Pero el mensaje sigue sin ser claro. ¿Está regañando a sus hijos? ¿Está siendo más consciente de lo que siente y solo habla con ellos? ¿Quién debería llamar al 991? ¿Los niños? 

Desata polémica 'Cuenta hasta 10', campaña contra la violencia

Cierto es que como sociedad mexicana nos hace falta muchísima educación, desde psicológica, familiar, sexual. Pero creo que ni nuestros mismos líderes son conscientes del verdadero problema, de lo que afrontan estas personas y tampoco quieren verlo, solo taparlo con una comunicación que habla justamente de lo anterior. No comprenden el problema. Si bien, estas líneas comunicativas funcionan para educar personas, para desvelar situaciones que acongojan a la población y hacer que nos “caiga el 20” como dirían nuestros padres o abuelos, para mí no terminan de hacerlo. La violencia nos ciega, nos pone una barrera de entendimiento ante nuestro propio problema. Las personas violentadas, sobre todo aquellas que lo han padecido toda su vida, consideran la violencia como un estado natural o normal en su vida, porque ocurre con frecuencia. 

Quienes no vivimos en ese estado perpetuo de agresión o que lo fuimos y salimos, somos más conscientes de cómo superarlo o evitarlo, porque claro está que no queremos volver a vivirlo y más o menos conocemos un camino que nos ha sacado de ahí. 

Todo esto solo me parece un mensaje de alguien más privilegiado tratando de hablarle a un animal dentro de un hoyo, “sal”, le dice, “salta”, no te voy a proporcionar una cuerda, la voy a dejar a un costado, ya es cosa tuyo si la tomas o no. ¿Pero las víctimas sabrán cómo tomarla si no saben saltar? 

No deberíamos seguirle permitiendo a los “expertos” en generación de mensajes -si es que lo son- que asuman cosas, que asuman sentimientos o hechos cuando no los conocen. Porque es esa precisamente nuestra labor como creadores de mensajes, facilitar una solución, no generar confusión a los receptores. En un mundo utópico deberíamos no solo entender -o tratar de “ponernos en los zapatos” de la gente; tratar de pensar cómo la gente es asumir y asumir no es entender- sino investigar datos reales, cifras tangibles de lo que está pasando, incluso hasta conseguir entrevistas con la gente y conocer su perspectiva de las situaciones. 

Un comunicador investiga para conocer, no genera mensaje así nomás desde la voz de arriba que le manda “visibilizar” un problema. Lo escribo molesta porque las víctimas de violencia mecen apoyo real, no mensajes que los confundan más. 

¿Cuándo comprenderemos el problema? Porque queda claro que no viene desde abajo.


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST