Cada quien con su lado: 78 años después de la declaratoria de guerra.

Escrito por el mayo 28, 2020

La guerra es un método a través del cual se busca expandir o defender territorios, mercados, ideologias o politicas. Este método es tan antiguo como la humanidad, los grandes imperios siempre han dado una importancia clave a la formación de ejércitos para su propia defensa o para la conquista y destrucción de sus enemigos. Así fue desde hace generaciones hasta que el siglo pasado llegó la muestra cumbre de este método: La Segunda Guerra Mundial.

Existen muchas historias dentro del marco del conflicto que merecen ser contadas pero en esta ocasión es solo un parteaguas a mencionar para un análisis más local.

Por local me refiero a México. Y es que el caso de México es un caso particular, antes de la segunda guerra mundial el país pasó por una larga serie de conflictos desde la independencia, pasando por invasiones extranjeras y constantes tomas hostiles del poder hasta que llegó Porfirio Díaz a pacificar el país. Sus métodos son cosa de un debate propio pero los resultados son muy claros y acordes a su contexto histórico.

Si uno sigue la línea de tiempo podría asumir que México se hubiera alineado con los Aliados en la primera guerra y muy probablemente de una manera muy activa bajo el mando de Díaz. Pero la historia es otra, Diaz renunció al inicio de la revolución y el país se hundió en un conflicto de lucha por el poder y tomas hostiles de este de nuevo por 7 años, los últimos 3 coinciden con gran parte de la primera guerra. El único rasgo mexicano en la primera guerra es el fusil Mondragón el cual también se llegó a emplear en la segunda guerra aunque no del lado que nos hubiese gustado. 

Y este es una especie de punto y aparte porque desde ese entonces dejaron de realizarse tomas hostiles del poder. Pero si algo ha sido constante en todo es la participación parcializada de la sociedad. A nadie debería sorprenderle, actualmente seguimos tomando partido en discusiones y nos afianzamos a ese ideal, defender lo indefendible.

Podríamos pensar que en un evento tan colosal como lo fue la segunda guerra podría unir a una sociedad tan polarizable, sin embargo la declaración de guerra también fue un tema polémico que parcializó a la sociedad. La mayoría estaba en contra al no ver un beneficio real y aun desconfiando de Estados Unidos por incidentes pasados pero también había quien apoyaba la idea con una indignación nacionalista en contra del Reich.

Aun después de la declaración de guerra contra los países del eje los detractores y partidarios se mantuvieron firmes. Al final podríamos decir que la participación de México fue complaciente para ambas partes, manteniéndose como un importante eslabón en la cadena de producción y uniéndose a la guerra del pacifico con el escuadrón 201 sacando una considerable ganancia por su participación que fue bastante benéfica. Ajustes a la deuda dejada por la nacionalización del petróleo, acceso a préstamos internacionales y modernización industrial son los principales beneficios que el país obtuvo.

La constante de la sociedad se siguió viendo después de esto en innumerables casos al igual que en las décadas anteriores. Sin embargo esta constante se ha visto eclipsada en momentos duros, en crisis brutales y capítulos amargos de la historia la sociedad ha dejado a un lado sus diferencias y se ha unido para apoyarse cuando más se necesita. 

Ahí es cuando encontramos un punto clave de la sociedad mexicana, pues por décadas hemos demostrado que somos magistrales para discutir y tomar partido por cualquier cosa y defender nuestra postura a muerte, pero en esos contados momentos es cuando demostramos que a pesar de todo somos iguales, somos mexicanos y somos humanos


RHUTV

Current track
TITLE
ARTIST